Tiempo de lectura aproximado: 10 Minutos

 

Imagínate que tienes un excelente producto para vender, pero que tu local está ubicado en un callejón de un vecindario periférico. Seguramente las ventas no vayan muy bien, ¿verdad? Ahora, supón que alquilas un local a la calle en una de las principales avenidas de la ciudad, pero que está rodeado por cientos, miles de comercios de un rubro similar. ¿Cómo hacer para que tu producto destaque?

 

Algo similar ocurre en Internet con las páginas web. La única manera de obtener visibilidad, tráfico, y en consecuencia, ventas, es aplicando una serie de técnicas conocidas como SEO, para lograr que tu contenido sea indexado en Google y otras herramientas de búsqueda y que las personas efectivamente visiten tu sitio. Porque puede que tus productos o servicios sean los mejores, pero si tu sitio web no está bien posicionado en buscadores, de poco te servirá.

 

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE SEO?

 

SEO son las siglas para Search Engine Optimization (que se suele traducir como “posicionamiento en buscadores” u “optimización en motores de búsqueda”). El SEO para algunos es una ciencia, para otros es un conjunto de trucos que buscan conquistar a los usuarios en un mundo donde se publican alrededor de 4,4 millones de posteos diarios solamente en WordPress. Entre tanto para encontrar, hacer que tu posteo se destaque es prácticamente un milagro, ¿o no?

 

No exactamente. Es cierto que el gurú del SEO Neil Patel lo define como la “magia” en la que trabajar para que tu artículo sea indexado en los primeros resultados de Google cada vez que alguien busque determinadas palabras clave.

 

Pero no es magia, es trabajo bien hecho. En este artículo nos dedicaremos a explorar un conjunto de estrategias de SEO, en particular las que se refieren a la manera de redactar contenidos que lleven a tus potenciales clientes a tu sitio y que, en lo posible, lo mantengan ahí el tiempo suficiente como para decidirlo a invertir tiempo (y eventualmente dinero) en lo que ofreces.

optimizacion web seo motor de busqueda

 

  • DEFINE TU AUDIENCIA

 

Antes de comenzar a escribir la primera palabra, debes poner en suspenso la idea de que escribes para rankear alto en buscadores, y en su lugar, considerar que escribes para un público lector. Como mencionan en Copyblogger, los buscadores estarán felices si sus usuarios están felices. Considera que las personas que utilizan Google, Bing u otro buscador, están inquiriendo información original y valiosa sobre algún tema, y no solamente la página mejor posicionada. Entonces piensa bien cuál sería tu audiencia potencial, y escribe en consecuencia.

 

Este artículo que estás leyendo, por ejemplo, está pensado para que lo lea un pequeño empresario, redactor principiante, que tal vez disfruta mucho escribiendo –incluso es un buen redactor- pero que no tiene muy claras las reglas de cómo hacer de su trabajo algo redituable. Es una persona con cierto conocimiento general de las redes (por ejemplo, está familiarizado con el término SEO) pero no un experto. Y es alguien que ha entrado a esta página buscando instrucciones precisas que pueda poner en práctica al redactar sus propios contenidos. ¿Hemos dado en el clavo?

 

  • DALE A TU PÚBLICO LO QUE PIDE

 

Siguiendo lo anterior, al escribir contenido optimizado debes procurar no decepcionar al lector. Puede que lo que quieras sea vender productos de limpieza para hornos, pero si tu artículo promete “5 trucos efectivos para mantener limpia tu cocina”, y lo único que encuentra el lector es una publicidad encubierta, no se sentirá inclinado a comprarte, sino más bien defraudado. En todo caso, es preferible investigar lo suficiente, ofrecerle los trucos que vino a buscar, y eventualmente invitarlo a que conozca tus productos al final del artículo.

 

Si el artículo está bien escrito (y, por cierto, con esto también nos referimos a la gramática, la ortografía y la cohesión textual), la audiencia lo leerá completo y querrá saber algo más.

 

  • FOMENTA AL LECTOR A COMPARTIR EL CONTENIDO 

 

Un contenido que se comparte con frecuencia es más probable que quede mejor posicionado en buscadores. De hecho, uno de los criterios que utiliza Google en su algoritmo para definir la autoridad de determinado sitio web, es la cantidad de vínculos externos que apuntan a ese sitio. Atención: debe tratarse de vínculos reales, de nada sirve vincular todas tus páginas entre sí ya que esta práctica (conocida como link farming) está penalizada. Por eso, los botones para compartir en las distintas redes sociales deben estar a la vista para que al usuario le resulte muy fácil hacerlo sin pensárselo demasiado.

 

Pero si nos referimos al trabajo del redactor, procura crear un contenido que resulte útil, entretenido y que de verdad motive a los usuarios a invitar a otros a leerlo. Y para eso, lo más importante es elegir un título con gancho.

 

  • PIENSA UN BUEN META-TÍTULO (QUE NO ES LO MISMO QUE EL TÍTULO) 

 

Antes de que un usuario haga click en tu contenido, lo primero que leerá es el meta-título, que es el que aparece en azul en Google y que no necesariamente coincide con el título H1 que se ve al ingresar a la página.

 

Por ejemplo, lo que estás leyendo lleva como título (H1) “10 tips para contenidos SEO originales, relevantes y optimizados”, pero si ingresaste desde Google, leíste un meta título “Contenido SEO: 10 tips para Optimizar y Posicionar tu Articulo”. Este meta-título es el más importante para optimizar tus contenidos y debes configurarlo a través de un plugin (SEO Yoast es el más conocido, que no el único). Debe tener entre 55 y 65 caracteres -ya que de lo contrario aparecerá incompleto en los buscadores, con puntos suspensivos- y ofrecer al lector potencial una síntesis de lo que encontrará en el contenido.

 

En el meta-título es fundamental que aparezca lo más a la izquierda posible la palabra clave principal (como veremos más abajo) y a continuación, bien una palabra clave secundaria, bien tu marca, bien ambas. Otro consejo que puedes implementar hoy mismo es incluir un número en el meta-título, ya que los usuarios se sienten más inclinados a leer y compartir este tipo de contenidos.

 

  • NO OLVIDES LA META-DESCRIPCIÓN

 

¿Has visto que debajo de los meta-títulos aparecen breves resúmenes en letras grises, a veces con ciertas palabras destacadas, o con una fecha de publicación? Son las meta-descripciones y también debes incluirlas. Una meta-descripción consiste en una secuencia de 156 caracteres de extensión, que incluya las keywords (pero no esté compuesta exclusivamente por ellas).

 

 

snippet contenido seo

 

Para el artículo que estás leyendo, la meta-descripción resume brevemente lo que el lector encontrará al hacer clic: “Escribir contenido SEO es clave para el posicionamiento web de cualquier sitio. Aquí damos 10 tips para redactar textos optimizados para obtener más tráfico”. Debes tratar de hacerlo atractivo para que los usuarios hagan clic, pues es aquí donde vas a competir directamente contra, valga la redundancia, tu competencia. Diferenciarte del resto es clave para llamar la atención y motivar al clic.

 

  • ELIGE BIEN LAS PALABRAS CLAVE

 

La audiencia llega a tu contenido de varias formas, las principales: bien haciendo clic en un link (por ejemplo, si tu contenido es compartido en una red social), o bien a través de una búsqueda por palabras clave. A la hora de redactar un texto optimizado en SEO es fundamental escoger con cuidado estas palabras, o frases, que podrían captar al público indicado.

 

No te limites a un único término. Lo mejor es seleccionar una keyword principal (por ejemplo, “contenido SEO”) y algunas más secundarias –que aparezcan al menos una vez cada una.

 

Una herramienta como Google Keyword Planner de Google Ads puede serte de ayuda para empezar. Otra herramienta muy recomendada es Semrush o el KW Finder de Mangools, pues te da datos más exactos sobre las búsquedas, además de que por la suscripción a Mangools tendrás acceso a otras 4 herramientas de SEO que te van a servir muchísimo. Puedes obtener una prueba gratuita de 10 días haciendo clic aquí.

 

La clave para escoger las palabras claves esta en elegir una combinación de palabras con un nivel de búsquedas alto, en la zona donde se encuentra tu público, o a nivel global si es el caso y que tenga poca competencia, y esto se mide con la Keyword Difficulty o KD: dificultad de posicionamiento.

 

Prueba buscando el tema del próximo blog que tengas pensado escribir o del producto que vendes en el siguiente buscador:

 

 

  • UTILIZA LAS PALABRAS CLAVE (¡PERO NO ABUSES!) 

 

Se habla de keyword density, o densidad de palabras clave, para referirse a la cantidad de veces que determinada palabra o frase puede aparecer en un artículo. Así, si escribes 300 palabras, y te piden una keyword density del 2%, tu palabra clave debería aparecer 6 veces. Este recurso fue ampliamente utilizado en los comienzos de Google, cuando las palabras clave tenían mayor peso en los resultados de los buscadores. Pero, como explican en Coobis, muchos sitios abusaron del recurso reiterando una y otra vez las palabras al punto de hacer el contenido irrelevante o incomprensible para los lectores –lo que se conoce como keyword stuffing o SPAM de palabras clave- llevando a que Google comenzara a penalizar esta práctica.

 

Por eso, la indicación es clara: utiliza las palabras clave adecuadas, pero no abuses. Privilegia que la lectura resulte fluida, y procura no excederte de una densidad del 3%.

 

  • ESCOGE BIEN LA POSICIÓN

 

Una vez escogidas las palabras clave, un artículo optimizado para SEO debe hacer uso de las mismas pero no en cualquier sitio. Conviene que la palabra clave principal aparezca en el meta-título y la meta-descripción como ya hemos visto. También en el título H1 del artículo, que al estar dentro del contenido no tiene límites de extensión y permite jugar un poco más e incluir alguna de las palabras clave secundarias más largas. No olvides incluir tu keyword principal desperdigada en el cuerpo del texto, así como en algún subtítulo H2. También te conviene utilizarlas como etiquetas, en la URL y en el texto alt de las imágenes.

 

Pero recuerda que, como explicamos más arriba, lo principal es que la lectura fluya, que las palabras clave no aparezcan forzadas ni saturen al lector. De lo contrario, se cansará y abandonará la página sin llevar a cabo ninguna acción (como comentar o compartir el contenido).

 

  • OPTIMIZA LA ORGANIZACIÓN DEL TEXTO 

 

Por un lado, un texto demasiado corto no resultará relevante para los lectores, además de que se saturará muy rápido. Por otro lado, un contenido muy largo puede abrumarlos. ¡Nada aburre más que enfrentarse a un bloque de texto extenso en la pantalla! Por eso, hazle las cosas fáciles a tu audiencia. Ten en cuenta que el tiempo de permanencia en una página web promedio no supera el minuto y medio, y lo que hace el lector en general es escanear el contenido más que profundizar su lectura. Un buen título H1, las listas (bullet points), los gráficos, las imágenes, los epígrafes bajo las mismas, los subtítulos H2 o H3 si se aplican, todo ello contribuye a que el contenido resulte más atractivo y, en consecuencia, se posicione mejor.

 

Con respecto a la extensión, algunos estudios demuestran que los artículos mejor posicionados a menudo superan las 2000 palabras. ¿Cómo hacerlos entretenidos? Pues procura escribir con ritmo. Oraciones cortas, concisas, intercaladas, en los momentos necesarios, con frases más largas que no lleguen a aburrir al lector pero que lo inciten a continuar leyendo. Y no repitas una y otra vez lo mismo: agrega información nueva, a la vez que refuerzas los conceptos principales para que queden claros a todos los lectores, incluso los que se saltan partes.

 

  • CREA ALGUNOS VÍNCULOS DENTRO DEL TEXTO 

 

Ya hablamos del problema que implica hacer link farming, considerado como una forma de SPAM y que solo condenará a tu sitio al olvido. Pero no está de más incluir algunos vínculos relevantes dentro de tu contenido. Por ejemplo, en toda página de tu sitio debería haber un link a tu homepage.  O, si tienes contenido que se relaciona entre sí (en un blog podría ser la primera y la segunda parte de un mismo artículo) también es conveniente que sea fácil y rápido acceder de uno a otro.

 

BONUS TRACK: INVITA A LA ACCIÓN 

 

Por último, un contenido web SEO suele incluir algún tipo de llamado a la acción para los lectores. Esto no significa que debas convertir tus artículos en panfletos publicitarios ni mucho menos. ¡Al contrario! Evita las odiosas etiquetas del estilo “compre ya” u “oferta exclusiva”. Más bien puedes ofrecer mayor información sobre el tema (si prometiste 10 tips, brinda 11), o proponerles a tus lectores que te dejen sus opiniones, sugerencias, preguntas. Recuerda que en tiempos de la Web 2.0 el usuario no es solamente un consumidor, sino también un productor de contenidos.

 

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Pones alguno en práctica al redactar contenidos para tu sitio web? ¿Y cuáles agregarías a la lista?

 

Si no tienes tiempo lo mejor es dedicarte a lo tuyo y dejar que una agencia digital con experiencia se encargue de optimizar tu página para mejorar su posicionamiento web, no dejes de consultarnos.

 

Escrito por Mariana del Rosal en colaboración con Statum Digital

 

¡Compártelo si te gusta! 🙂

newsletter

No te pierdas nuestras novedades

Inscríbete a nuestro Newsletter y mantente informado de cualquier novedad.

¡Ya estas inscrito en nuestro Newsletter!