Tiempo de lectura aproximado: 5 Minutos

 

El logotipo es uno de los símbolos más representativos que configuran la Identidad Visual de una empresa o negocio y le pueden dar un mayor valor a la proyección de su marca.

Sin embargo, el branding también debe tomar protagonismo si se tiene como propósito reflejar los mejores aspectos de la personalidad de la empresa o negocio por medio del diseño y creación de una marca personal.

Lo más conveniente es tener en consideración las diversas técnicas, métodos y medios que se usen para promocionar productos y/o servicios.

 

¿Qué es el branding?

El término branding es un anglicismo que hace referencia a cómo se deben construir y diseñar los diversos procesos implicados en la promoción de una marca personal o corporativa.

Esto se logra mediante la administración estratégica de diversos recursos que están asociados de forma directa o indirecta al nombre y logotipo que identifica la marca, agregándole valor y proyección.

En este articulo compartiremos algunos tips que contribuirán a crear un diseño de logo empresarial con las estrategias de branding aplicadas en una  empresa o negocio.

 branding

¿Cómo lograr que un logotipo defina el branding de una empresa?

 

En el diseño de un logotipo hay que analizar detenidamente algunos aspectos como los colores, estilo, fuentes de letras, entre otros, que deben ir en concordancia con la estrategia de branding aplicada.

De este modo, algunas claves para que un logotipo mantenga una concordancia con el branding de una empresa son las siguientes:

 

1.      Resaltar los elementos característicos de la empresa.

 

Para que un logotipo puede definir a una empresa hay que definir los aspectos claves que los representan, evaluando de qué forma está posicionada en el mercado y cuáles son las características sociodemográficas de su público objetivo, enfocándose específicamente en los clientes fieles.

Si aún no se ha elaborado el diseño del logotipo, esta información es fundamental para trazar las bases que permitan crear un emblema que mantenga una coherencia con las estrategias de branding que se estén aplicando en la organización.

Es vital hacer logotipo que tenga una estética visual planificada en función del branding de la empresa o negocio, procurando que proyecte una interpretación en la que se guarde concordancia con lo más resaltante de una marca. Esto permitirá que este símbolo sea memorable y pueda utilizarse durante mucho tiempo para resaltar la Identidad Visual de la organización y pueda posicionarla en el mercado.  

La elaboración de un diseño de logotipo que se mantenga en la misma línea del branding de la organización permitirá tener una base para que solamente sea necesario realizar actualizaciones en momentos claves de la evolución de la marca corporativa, tal como ha ocurrido con unas compañías de reconocida trayectoria como Google y Mastercard.

 

2.      Definir el estilo del logotipo

 

El diseño de un logotipo debe definir a una empresa, para lo que hay que basarse en sus valores y características más importantes, razón por la que se recomienda crear un logotipo que tenga una tipografía sólida en la que se defina el carácter de la organización.

Algunos de las más destacados creadores de fuentes de letras han logrado expresar lo que deseaban transmitir con la tipografía que elaboraron. De esta manera se ha logrado que estos elementos hayan permitido crear diseños de logotipos muy significativos.

Las fuentes de letras al igual que los colores y símbolos pueden representar a una marca personal o corporativa en un logotipo.

Por lo tanto, se debe analizar el significado que transmite la tipografía y no menospreciar el valor que tiene este elemento del logotipo en la construcción de la Identidad Visual, ya que estas fuentes de letras pueden reflejar seriedad, alegría, juventud, elegancia, libertad e innovación, entre muchas otras sensaciones.

 

3.      Escoger el tipo de logotipo que se diseñará

 

Existen diversos tipos de logotipos como los imagotipos, isologos e isotipos, por lo que es importante elegir uno que puede mantener una concordancia con la Imagen Visual que se desea proyectar. 

Si se elige usar un imagotipo, puede crearse un símbolo con el que se hable acerca del producto o servicio que ofrece la empresa o negocio, para lo que es recomendable que este tenga una tipografía acorde a sus valores o principios.

El isologo es una buena opción debido a que estos diseños contienen gráficos simbólicos y texto que juntos pueden reflejar una historia representativa en la que se condense la información que se espera transmitir con este logotipo.

Por otro lado, en el caso de optar por algo que sea más simple, una excelente alternativa es diseñar alguna de las 6 clases de isotipo que existen: el monograma, la sigla, la inicial, la firma, el anagrama y el pictograma.

Esta clase de diseño de logotipos no amerita del uso de texto o tipografía, de modo tal que pueden elaborarse empleando tendencias representativas que tengan formas simbólicas que comuniquen y expresen lo más resaltante de la marca.

 

4.      Realizar una adecuada elección de colores

branding

Hay que valorar los efectos psicológicos que causan los colores, ya que estos suelen producir diversas asociaciones, sensaciones y proyectan un mensaje que guarda una relación muy íntima con la marca, razón por las que estas tonalidades no deben ser elegidas a la ligera.

Algunos de los colores más representativos y usados para representar un logo son los siguientes:

 

Blanco

Es un tono que se considera pulcro y principalmente suele expresar simplicidad, suavidad, pureza, elegancia, perfección, nobleza, sinceridad, seguridad, unión, calma, confianza, paz e ingenuidad.

 

Negro

Este es un color sobrio y sofisticado que suele asociarse con el poder, estilo, elegancia, valor, autoridad, fuerza, seriedad y prestigio.

 

Gris

Se trata de un color neutral que además de ser sofisticado refleja confianza, sobriedad, presencia, valor y calidad.

 

Rojo

Este es un color con el que se puede manifestar amor, peligro, excitación, pasión, agresividad, erotismo, sensualidad, fuerza, valor, poder, energía, audacia y deseo.

 

Azul

Estas tonalidades reflejan confianza, calma, higiene, serenidad, paciencia, fidelidad, estabilidad, lealtad, constancia, honradez, profundidad, libertad, transparencia y credibilidad. 

 

Amarillo

Es un color estimulante y cálido que refleja cultura, poder, amabilidad, sabiduría, conocimiento, amistad, optimismo, éxito, diversión y atracción.

 

Verde

Este es un tono que especialmente suele verse asociado a lo orgánico, así como a la esperanza, renovación, ética, vida, armonía, fertilidad, tranquilidad, juventud, dinero, salud, promesas, crecimiento, frescura y naturaleza.

 

Marrón

Este color puede vincularse con lo masculino y lo rústico. Evoca a la tierra, la humildad, la naturaleza, así como sensaciones de simplicidad, fuerza, equilibrio, inmovilidad, serenidad y tradición.

 

Rosa

Este color se halla asociado a la femenino y principalmente suele proyectar cortesía, fantasía, ternura, sensibilidad, inocencia, dulzura, nobleza, pasión, timidez, romance, amabilidad, intimidad, pureza y delicadeza.

 

Naranja

Este tono es una verdadera expresión de creatividad, juventud, determinación, modernidad, felicidad, estímulo, optimismo, atracción, generosidad, innovación, confianza, vitalidad, entusiasmo, éxito y accesibilidad.

 

Morado

Se asocia especialmente con la realeza, la espiritualidad y la imaginación. Es una tonalidad que evoca sabiduría, voluntad, fantasía, poder, magia, éxito, sensualidad, erotismo, arrogancia, misterio, creatividad y tentación.

branding

Esperamos que este artículo te haya mostrado de qué modo crear un logo que realmente exprese lo que quieres dar a conocer con el branding de tu empresa.

Si te gustó, no dejes de compartirlo en tus redes sociales.

 

Autor: Leticia Vásquez, escritora freelance, consultora de branding para pequeñas empresas y especialista en mercadeo.

¡Compártelo si te gusta! 🙂